Misceláneo

¿Usar amarillo en un escenario atrae realmente la mala suerte?

De todos los mitos que existen dentro de los escenarios de la danza y el mundo del espectáculo, cine y televisión, este es sin duda uno de los que más intriga me causa, ¿la razón? En chile, así como también en muchas otras culturas occidentales  el color amarillo está asociado justamente al éxito y la fortuna, basta esperar a que sea vísperas de año nuevo para notar que el centro de Santiago y casi cualquier centro comercial estará lleno de ropa interior de este color o bien, algún amuleto esperando a ser usado la noche del 31 de diciembre. Entonces, ¿de dónde nace el mito que vestir de color amarillo en el escenario da mala suerte? Sigue leyendo…

Una de las supersticiones más antiguas divulgadas en gran parte de los teatros del mundo y a la que un gran número de artistas se enfrentan constantemente, es el mito de que vestir el color amarillo sobre el escenario trae mala suerte. Por este motivo un gran número de artistas y profesionales del área de las artes a través de los años se han negado a llevarlo e incluso, a compartir escenario o estudio si hay algún elemento amarillo (ya sea utilería o un textil de este color). En la antigüedad, también era señal de mal augurio para los artistas si alguna persona del público vestía dicho color, lo que generaba nerviosismo y preocupación.

¿Cuándo nace este mito?

Investigando, descubrí que la gran mayoría de los supersticiosos del color amarillo (e incluso un gran número de historiadores y expertos) se acogen a la leyenda urbana que explica que Jean-Baptiste Poquelin (más conocido por el sobrenombre de Molière) falleció el 17 de febrero de 1673 mientras representaba en un teatro de París la reconocida obra “El enfermo imaginario” vistiendo de amarillo. Se cree que en el transcurso de la función comenzó a presentar un gran malestar en el pecho falleciendo horas más tarde en su casa, posiblemente a causa de una tuberculosis (aunque nunca fue posible determinar el motivo real de su deceso).

Años después el estreno de “Salomé”, de Oscar Wilde, cuyos bocetos y diseño de escenografía estaban dominados por el amarillo, acrecentaron su fama, pues la representación pública de la obra fue prohibida en Gran Bretaña hasta 1958. Solo por el miedo que producía en la sociedad artística de la época este color.

El mito se asocia entonces a que el ilustre actor, poeta y dramaturgo francés Molierè vestía en la última función de su existencia, color amarillo. Sin embargo, dentro de toda esta historia hay un detalle importante y es que hay diversas fuentes que afirman que Molière no iba vestido de amarillo en dicha función, pues existen suficientes pruebas documentales que indican que, para interpretar el papel del hipocondríaco Argán (protagonista de la obra), encargó a una importante sastrería de París un traje de color amaranto (rojo un poco más suave) y de ese modo era como iba vestido cada noche durante las cuatro funciones que le dio tiempo a protagonizar antes de su fallecimiento.

Cabe destacar que mucho antes de conocerse la historia y el mito de Molière, en el teatro francés el color verde era conocido como causa de mala suerte y traía superstición a los actores y actrices. El motivo de esta aún más antigua superstición en el mundo teatral de Francia proviene desde su taller de costura y vestuario. Para crear las tonalidades verdes y pigmentos deseados sobre las diversas telas, se debían usar elementos químicos como el óxido de cobre con el que teñían los vestuarios. Se cree que esto hacía enfermar a muchos de los actores que habían vestido una prenda teñida con estos elementos.

Este mito proviene de unos cuantos siglos antes del fallecimiento de Molière, aunque no se sabe cuándo ni por qué a partir de mediados del siglo XIX aparecieron ciertos escritos que vinculan dicha superstición hacia el fallecimiento del célebre dramaturgo y actor que vestía de amarillo.

Dentro de quienes defienden el mito del color amarillo, hay quienes dice que también influyó el color de la iluminación situadas en el escenario para iluminarlo, que provocaban que el espectador no pudiese ver con claridad a los actores y los colores de las prendas que utilizaban. 

Pero ya leyendo lo anterior, te estarás preguntando ¿Por qué entonces se le tiene superstición al color amarillo y cuál es el motivo de vincularlo al fallecimiento de Molière? Aún tras años y años de la existencia de este mito no se sabe bien si surgió a raíz de un fallo de traducción o si fue realizado deliberadamente por alguien que le venía bien justificar y/o relacionar la superstición al amarillo con la muerte de Molière ya que de la noche a la mañana diversas reseñas que se hacía al color amaranto (amarante en francés) de las ropas que vestía el dramaturgo se tradujo al castellano en amarillo.

Sabemos que la tradición del mundo escénico es extensa y que a través de ella son muchos los mitos y supersticiones que se asocian a algún color, palabra u elemento. También muchas de estas leyendas y mitos han ido perdiendo su fuerza con los años. 

¿Conocías este mito?¿ Tienes alguna experiencia negativa en escena vistiendo este color? 

¡Escríbelo en los comentarios!

Por Partenaire.art

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: