Entrenamiento Salud Sin categoría

¿Problemas en tus pies de bailarina? ¿No sabes qué hacer con el malestar? Continúa leyendo…

Como bailarines sabemos que no todo es color de rosa, y desde el comienzo asumimos que debemos adaptarnos al trabajo duro para obtener buenos resultados, y estos casi la mayoría de las veces van acompañados de horas y horas de dolor que puede verse reflejado en lesiones o bien en otras afecciones que  no siempre somos capaces de mencionar, como callos, ampollas o deformidades en los dedos de los pies. Hoy vamos a dedicarnos a conversar sobre estos últimos tres problemas que son muy frecuentes tanto para bailarines de danza clásica como danza moderna, contemporáneo, bailes de salón etc. 

Es normal presentar estas anormalidades en algún momento de nuestras carreras en danza o en algún momento de nuestras prácticas, lo importante es estar preparado y saber cómo tratarlas.

Un callo es principalmente piel engrosada que se forma en la planta o en los costados del pie. Aparecen como medida de protección frente a un estímulo frecuente. Usualmente los bailarines de danza moderna o contemporánea los desarrollan en el metatarso y talón del pie, mientras que las bailarinas clásicas los presentan alrededor de los dedos y en el talón. Si te molestan y no sabes como manejarlos, te recomendamos limarlos con una piedra pómez o con una lima para que poco a poco se vaya disminuyendo el grosor. Sin embargo tener callos no es del todo malo, si practicas danza en un piso con astillas o bien es una superficie resquebrajada, los callos pueden prevenir que tu piel se rompa y evitar heridas. Si los tienes es necesario que aprendas a cuidar e hidratar bien tu piel para que no se vuelvan un malestar, pero descuida, es parte del oficio tenerlos en algún momento de tu carrera, para prevenir su aparición puedes aplicar una crema hidratante en tus pies cada noche antes de dormir.

Ahora las indeseables ampollas ; cuando la piel se expone constantemente a la fricción con una fuerza significativa, puede provocar que las células de la piel se dividan, ya que cada célula de nuestro cuerpo se baña de líquido extracelular y cuando divides una célula, parte de ese líquido se derrama, por eso es que al contemplarlas siempre veremos las ampollas llenas de líquido. Sabemos que para las bailarinas de danza clásica este si es un problema frecuente ya que el roce entre la piel, las medias y la zapatilla de punta es casi imposible de evitar, aún tomando las precauciones y usando protectores de punta. Acá te contamos lo que debes hacer y saber respecto a ellas. Lo más recomendable es no tocarlas, pero no pasa nada si las revientas para sentir alivio, lo más importante es que lo hagas de forma correcta, para esto puedes utilizar una aguja esterilizada y pincha suavemente hasta extraer el líquido, luego deja que se seque pero no saques la piel que quedó, así evitarás exponer la piel del interior a una posible infección. No olvides poner desinfectante y un parche curita para evitar que agentes externos entren, una vez que la herida esté un poco más seca se recomienda quitar el parche para no generar más humedad y así dejar que la piel pueda cicatrizar adecuadamente. 

Pies bailarina
©Mundance.com

Y bueno para terminar, las desviaciones de ejes en los dedos. Si bien esta afección se da en su mayoría en bailarinas clásicas quienes sostienen el peso del cuerpo principalmente sobre el dedo gordo del pie, también podemos encontrar bailarinas de bailes de salón, tango, y flamenco que pueden presentar esta anomalía debido al calzado apretado en los bordes de los dedos del pie. 

Cuando una bailarina está parada sobre las puntas (sur le pointes) o sobre un solo pie (sur le point), poco a poco el peso se va distribuyendo hacia adentro, deformando el pie hasta formar un juanete o hallux valgas, o bien una protuberancia en el costado del dedo gordo del pie. En estos casos es muy común que sobresalga el segundo dedo y que el peso del cuerpo comience a recaer sobre este, generando un problema mayor como una fractura del segundo metatarsiano, a las que se le conocen comúnmente como fracturas por estrés o sobrecarga. Sabemos que evitar este problema es difícil ya que muchas veces es hereditario o si te dedicas a la danza clásica es casi imposible evitar estar en puntas, sin embargo siempre es recomendable encontrar el calzado más adecuado para tu tipo de pie, y fijarte que el antepié tenga el espacio suficiente. También el uso de plantillas ortopédicas en tus ratos libres puede contribuir a disminuir la deformación sin necesidad de intervenciones quirúrgicas.

No olvides que si el dolor, molestia o irritación persiste o es muy agudo, debes consultar a una podóloga especialista o bien a un medico especialista que pueda orientarte de mejor forma.

¿Conoces algún otro malestar en los pies que se produzca por bailar? ¡Escríbelo en los comentarios !

Por Partenaire.art   

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: